Como me va a afectar en cuanto a costo, la nueva reforma al sistema de pensiones.

Entre los cambios más significativos está el aumento en la tasa de ahorro, que pasará de 6.5% a 15% del salario, siendo los patrones quienes realizarán la mayor aportación de manera escalonada en
los próximos años.

De igual modo, el número de semanas cotizadas necesarias para tener derecho a una pensión pasaría de 1,250 a 750 semanas (en una primera fase); para que alcancen al menos la pensión mínima garantizada.

La aportación que compone el retiro de los trabajadores es tripartita: actualmente el 5.15% la hace la empresa, 0.225% el gobierno y 1.125% el trabajador.

La propuesta establece que solo se aumente la cuota patronal mientras que la de gobierno y empleado
no registrará variaciones. En el caso del patrón, la aportación puede ir desde 5.151% para trabajadores con un ingreso de 10 salarios mínimos, hasta 13.875% para quienes perciban ingresos de 25 Unidad de Medida y Actualización (UMA). Para el caso del gobierno, la cuota va de 8.724% para trabajadores con ingreso de 1 salario mínimo a 1.798% para los que tienen ingresos de 4 UMA.

El limite inicial para acceder a una pensión se reducirá de 25 a 15 años y la aportación total con un incremento del monto patronal de 5.15 a 13.87%. Con la reforma, se espera que el trabajador promedio aumente su pensión. En un periodo de ocho años los patrones van a incrementar en 2.7 veces lo que ellos aportan para el retiro de los trabajadores.

La propuesta, busca elevar hasta en 40% el monto que reciben los pensionados; no se afecta el régimen de la Ley del 73 y se podría beneficiar al de 1997, cualquier persona que este afiliado en el
régimen de 1997 que tenga 60 años y 750 semanas ya podría solicitar la pensión mínima garantizada que se puede dar en esta ley, independientemente que los cambios en las aportaciones
empiecen después.

Comentarios

Entradas populares de este blog

1er Apoyo a las empresas ante el COVID-19 CDMX

El ABC de la reapertura ante el COVID-19

Los Mexicanos temen mas perder su empleo que contagiarse de COVID-19