De dónde sacar fuerzas para continuar este 2020

 La pandemia del COVID-19 ha generado diversos cambios en la vida de las personas, uno de ellos ha sido la cancelación de sus planes a futuro, lo cual ha provocado la aparición de muchos miedos e incertidumbres. No obstante, en tiempos difíciles, solo quedan dos opciones: dejarse vencer o adaptarse a los nuevos retos. De esta elección dependerá poder seguir creciendo y cumplir nuevas metas más adelante. 

Aunque suene complicado, en momentos desalentadores es posible sacar fuerzas para continuar, por lo que hay que tomar esta crisis económica y sanitaria como una oportunidad para replantear objetivos. En este artículo, se hablará acerca de algunas recomendaciones para seguir motivados y hacerle frente a la nueva realidad. 

6 consejos para salir adelante este 2020

1. Planificación sin expectativas

Tener planes o proyectos es indispensable para encaminar el crecimiento personal y profesional hacia un objetivo concreto, no obstante, en tiempos de crisis no hay que tener las expectativas muy altas.

Dado que el panorama se vuelve inestable y los planes se transforman de un momento a otro, es fundamental planificar sin depositar todas las energías en ello, dejando que las cosas fluyan, en caso de que haya cambios en el último momento.  

Esto generalmente se aprende después de vivir una experiencia difícil, pero hay personas que han decido ponerlo en práctica al iniciar sus proyectos. De esta forma, se esfuerzan para superar cualquier obstáculo, aunque sin dejarse afectar por situaciones que puedan alterar el curso. 

2. No hacer planes concretos a futuro 

Como se menciona en el punto anterior, los planes no son una mala idea, pero hay que tener en cuenta que las cosas pueden cambiar de un momento a otro. Por ello, es importante no tener planes concretos a futuro, especialmente si estos pueden alterarse por eventos externos.

Sin duda, es muy satisfactorio cumplir metas y objetivos, sobre todo cuando conllevan un gran esfuerzo, sin embargo, hay que saber en qué punto desprenderse de ellos, si estos no pueden concretarse de la manera y en el tiempo en que se tenían previstos. 

3. Crecimiento personal practicando la resiliencia 

Conseguir fuerzas para continuar depende, en gran medida, de la actitud con la que sean asumidas las situaciones. Es por ello por lo que se debe desarrollar la resiliencia, una capacidad que le permite a las personas afrontar de manera positiva y firme todos los retos que se les presentan. No importa cuantas veces uno se caiga, lo importante es tener la fortaleza para levantarse en cada vez.

Ante los cambios que ha traído el COVID-19, es importante ser flexibles, pacientes y creativos para no intimidarse por los obstáculos, herramientas que, sin duda, se adquieren con esta habilidad.

Para poner en práctica la resiliencia es importante aceptar que los cambios son parte de la vida, llevar a cabo acciones decisivas, establecer redes de apoyo dentro y fuera de la familia, y potencializar habilidades comunicativas y de resolución de problemas para disminuir el estrés y la ansiedad ante la incertidumbre. 

4. Tener visión a futuro para saber lo que puede suceder

El futuro no es una verdad absoluta, al contrario, ofrece un sin fin de escenarios que es mejor considerar para prever cómo actuar ante cada uno de ellos.

Por ejemplo, en el caso de una crisis económica como la actual, las personas deben asumir otros retos para poder superarla, como hacer compras más inteligentes y disminuir gastos innecesarios. En este sentido, quedarse con los brazos cruzados no es una alternativa.

No obstante, al visualizar el futuro también es importante no caer en el pesimismo. Una cosa es identificar que algo malo puede suceder y otra pensar desde un inicio que todo saldrá mal y no hacer nada para mejorarlo.

5. Conocerse a sí mismo es parte del proceso 

El autoconocimiento debe ser el punto de partida cuando se quiere encontrar las fuerzas para salir adelante. Antes de tomar acción, hay que conocer los límites propios, ya que esto ayudará a identificar hasta qué punto se es capaz de soportar, así como a reconocer aquellas emociones de ansiedad o estrés que se presentan. 

Definitivamente, las situaciones difíciles ponen a todos a prueba, especialmente una como la pandemia que se vive en la actualidad.

Esto paralizó al mundo, causando estragos en la economía mundial y en la estabilidad emocional de muchas personas, por lo que aprender a reconocer cada quien sus emociones, ayudará a encontrar un mejor equilibrio ante cada problema. 

La única responsabilidad es cumplir con las medidas sanitarias, como el uso de mascarillas y respetar el aislamiento social. Más allá de eso, lo que pueda pasar o no, depende de las acciones grupales y no individuales. Aunque saber de qué manera esto nos afecta, es esencial para tomar acciones que nos ayuden a recuperar la calma. 

6. Victimizarse no es la solución

Es importante recordar que no hay que juzgarse, culparse o iniciar una lucha interna por situaciones tan complejas. Todo lo contrario, hay que encontrar oportunidades en momentos difíciles y sacar fuerzas para salir adelante.

La victimización no permite ver con claridad los problemas ni encontrar soluciones rápidas, pero sí nubla la mente al hacernos pensar que el mundo está en nuestra contra. Es mejor asumir la responsabilidad que nos corresponde y dejar que lo demás se vaya resolviendo a su paso. 

Escrito por IZA BC Staff

Comentarios

Entradas populares de este blog

1er Apoyo a las empresas ante el COVID-19 CDMX

El ABC de la reapertura ante el COVID-19

Continúan también apoyos del INFONAVIT para hacer los pagos